viernes, noviembre 26, 2004

Actitudes

Cuenta la fábula que en una calle del distrito del Bronx en Nueva York un pequeño minino jugaba a los pies de las escaleras de entrada de un edificio de departamentos; el gatito aparentemente jugaba en querer atrapar, dando vueltas constantemente, su cola. Un gato viejo que estaba echado desde el escalón más alto observaba todos los movimientos del pequeño. Cansado de jugar, el minino aturdido de tantas vueltas, se quedó pensativo, y el viejo gato se acercó a él -¿qué es lo que haces?- preguntó- persigo mi cola y por mas que trato de ser mas rápido, no logro alcanzarla y me canso. El gato sonrió y le dijo: "¿No te has dado cuenta que desde que naciste tu cola está pegada a ti?".

Así pasan muchas cosas en la vida: nos la pasamos buscando la felicidad, el talento, las ganas de sentirse bien y no nos damos cuenta que todo está en nosotros.