sábado, octubre 30, 2004

"Notte Napulitana en el café de la Opera"

Las bases sólidas son las que mantienen en pié a las construcciones, a pesar de las noches de huracán, éstas quedan firmes y es poco probable que se vengan abajo...
Lo que escribí anteriormente es parte metafórica de la formación del cantante y entenderlo puede llevar bastante tiempo, pero la cuestión, mas que entenderlo, es aplicarlo, la técnica vocal es el cimiento de este tipo de profesión, sin ella seríamos una especie de cantor,que, a pesar de poseer una voz preciosa, si no hay método en la formación de la misma, no se podría aprovechar a la máxima capacidad estética.
Recuerdo aquellos días en que mi maestro, Jesús Li, nos aconsejaba en la manera inteligente de 'cumplir' si es que uno no se sentía cómodo o no estaba en condiciones físicas ( obviamente no a los extremos), ya sea por una enfermedad o por problemas personales. Nos enseñó que todo está en la técnica, cuidar de tal manera que si uno no estaba al 100% de la capacidad, lo que nos podría salvar es aferrarse a la técnica al 100%, y así,saldríamos airosos del compromiso.
"Mira m'hijito, primero es la técnica, después la musicalidad...", repetía sabiamente el gran cantante cubano

Lo digo porque a lo largo de la semana he pasado por días tormentosos debido al cambio climático que es inusual en esta época del año ( tormentas en Octubre), y enfermedades respiratorias han hecho mella en la población tijuanense,en mi caso la gripe (recordé a Pavarotti en Mexicali); pero ayer pasó algo 'mágico' si se puede llamar de una manera, lo digo asi porque tuve muy presente a Li, y con la ayuda de la técnica y la adrenalina, mi sonido, a lo largo del recital, fue mejorando a tal punto que mis notas sobreagudas estuvieron presentes como el 'Do' sobreagudo en "O'surdato innamurato" y en "Core'ngrato'pude hacer filatos en las notas de sol en las parte de 'COOOOOOOOOooooooreeeeEEEe'gratoooo' y el Si bemol final fue algo increíble,(después de haber cantado 11 canciones) si se puede llamar así, mi registro no cambió a pesar de no haber estado al 100%; no lo digo con petulancia, sino con agradecimiento a mi maestro, que aunque ya no está físcamente con nosotros , está en muchas ocasiones con nostros, con quienes nos formó y es porque creo que hay un trabajo técnico, y le doy su crédito, además de la recuperación de mis oídos que poco a poco se vuelve parte de mi pasado...fue una velada muy agradable con las explicaciones amenas de Nicolò Gulisano sobre la historia de la canción napolitana, estuvo lleno el lugar y la gente está entusiasmada con apoyar al Café de la Opera para conservarlo en funcionamiento...Gracias a Enrique Fuentes y al público que asistió, ¿vale?...