domingo, agosto 29, 2004

Atenas 2004 y Beijing 2008: Nostalgia y esperanza

En tiempos antiguos, cuando Grecia celebraba sus juegos olímpicos, se detenían las batallas y las guerras y, de la manera mas inmaculada, los atletas demostraban quienes eran realmente: mentes sanas en cuerpos sanos. Era una de los eventos mas vernerados y respetados por el pueblo helénico.
Hoy es un día triste, de esos que se presentan cada cuatro años, porque volverán a los encabezados del cuarto poder las guerras, las injusticias, las cosas de la política,los escándalos,etc. y no será hasta el 2008 cuando la humanidad , sin distinción de razas, credos, religiones, políticas, o problemas económicos,vuelva a intentar reconciliarse con ella misma,y tome un respiro profundo de paz, aunque sea por un lapso corto de tiempo.
El gigante de Asia nos ha presentado maravillas en tan solo diez minutos, así que imaginemos que nos mostrarán cuando celebren las XXIX Olimpiadas de la era moderna. Ese gigante que en esta versión estuvo más que presente; China se ha levantado con gran admiración a propios y extraños, como una de las importantes potencias a nivel deportivo, y sobretodo agregando presencia en disciplinas que no estabamos acostumbrados a verla sobresalir.
Es admirable ver a los atletas entregarse y dar su 100% en lo que realizan. Ver la valentía que demuestran. Ellos son ejemplo a seguir, son los verdaderos héroes, no los que se enfrentan a combates sangrientos. Nos muestran una opción de como se podrían arreglar los problemas internacionales.
La clausura estuvo igual de impresionante que la inauguración y sentiremos nostalgia por esta versión y tendremos esperanza de sentir de nuevo las siguientes: tendremos la oportunidad de saber sobre el dragón de Asia que ha despertado...