lunes, agosto 25, 2003

Da Ópera de Tijuana muestra de profesionalismo
Cautiva drama de “I pagliacci”

Música, canto, teatro, escenografía, luces, mucho talento y trabajo previo se conjugaron para presentar esta cuarta producción tijuanense, en la que participaron casi un centenar de artistas en el teatro del Cecut
Periódico " Frontera 25/08/03
Entre payasos, cambios de luces, escenografía y voces excepcionales, el famoso drama de Canio y Nedda se representó en la ópera “Il Pagliacci” (Los payasos), en la producción anual de la Ópera de Tijuana.
Los 35 músicos de la orquesta comenzaron a tocar y, desde el foso del teatro del Cecut, acompañaron el drama escénico durante más de una hora y media, en la que se combinó el talento escénico y el dramatismo de esta historia.
Se subió el telón y la escenografía mostraba una calle de un pueblo del siglo XIX, la fachada de un edificio, un muro de piedra, un gran árbol a la derecha, desde donde el carruaje de los artistas de carpa entró a escena, y todo un conjunto de detalles.
El pueblo de Montalto esperaba a los payasos con alegría, sin imaginarse que en la función presenciarían un acto sangriento, producto del sentimiento de venganza de Canio al saberse engañado por su amada Nedda.
Música, canto, teatro, escenografía, luces, mucho talento y trabajo previo se conjugaron para presentar esta cuarta producción de la Ópera de Tijuana, en la que participaron casi un centenar de artistas.
Entre las voces estelares se encontraban la soprano italiana Paola Antonucci, quien representó a Nedda, y José Luis Ordóñez en el papel de Canio, además de los barítonos Salvador Padilla y John Polhamus y el tenor John Christian Edward.
“La comedia ha terminado”, expresa al final de la ópera uno de los payasos, en la culminación de este drama en el que la infidelidad, el amor y los celos se mezclan en una historia.
Debido a que la ópera está interpretada en italiano, durante toda la función se mostraron subtítulos en la parte superior del telón, para facilitar la comprensión de la misma.
La ópera: Más grande que la vida
“Es una conjunción de muchos aspectos artísticos, de mucho talento tanto por parte de los cantantes, músicos, como todo el equipo técnico. Estoy muy contento con el resultado y con la respuesta del público”, expresó José Medina, el director escénico.
La trayectoria de Medina incluye, además del canto como tenor en diversas óperas, la dirección artística de la Ópera de Tijuana, en la que ha dirigido escenas de “La traviata”, “Elixir de amor” y “La boheme”, así como las producciones de “El barbero de Sevilla” y “Madame Butterfly”.
El trabajo de conjugar el talento de casi cien artistas, entre músicos y cantantes, además de la idea del resultado sobre el escenario de “Il Pagliacci”, estuvo a su cargo.
“Imaginar previamente todo esto es una fantasía maravillosa, la ópera es más grande que la vida en el momento en que se presenta”, añadió, “es una cuestión de imaginación y de muchos años de experiencia”.
Musicalmente, el trabajo de Armando Pesqueira, el director concertador, inició hace un año, cuando empezó a trabajar con la partitura.
“Es un trabajo complejo, son muchos elementos, entre los que están el ritmo, la melodía, la armonía, la orquestación, entonces para que todo salga bien es necesario empezar con buen tiempo”, comentó.
El principal objetivo de Pesqueira era preparar a la orquesta en un alto nivel para que representara esta obra maestra y coordinar esto con los cantantes, lo cual se logró con muchas horas de ensayo.
“Estaba seguro de que iba a salir muy bien y confiaba tanto en los músicos como en los cantantes, ya que nos preparamos a conciencia”, dijo.
El resultado de este trabajo previo se reflejó en un teatro lleno en las dos funciones en que se presentó la ópera Il Pagliacci, el 22 y 24 de agosto en el teatro del Cecut.
Un personaje natural
Sobre el escenario, los movimientos de la joven Nedda son fluidos y expresivos mientras canta sus monólogos o el diálogo con su amante o su esposo y mientras actúa sobre el pequeño escenario de la carpa, dentro de la obra.
“La voz de Nedda es una voz más natural que la de los protagonistas de otras óperas, entonces hay mucho trabajo de vocalización y sobre todo es necesario estar tranquila tanto física como mentalmente antes de salir al escenario” indicó Paola Antonucci.
En octubre pasado, esta soprano italiana había estado en la región para un concierto en los estudios Fox, sin embargo es la primera vez que se presenta en una ópera en la ciudad.
Desde hace 28 años estudia canto, pero su carrera profesional inició hace 15 años, tras los que ha sido calificada por la crítica internacional como una de las mejores sopranos coloratura de esta época.
En su trayectoria ha representado los papeles estelares en óperas como “Rigoletto”, “Don Pasquale”, “La Ocasione fa il ladro”, “El barbero de Sevilla” y “Otello”, entre otras.
“De mi carrera me gusta conocer a tanta gente y sobre todo me gusta que la gente aprecia mucho esta arte y eso se siente en el escenario, cuando estás cantando”, expresó.
Los próximos días, Paola Antonucci participará en un festival musical clásico en Hungría, luego en India interpretará El Barbero de Sevilla y en Tokio, “La traviata”.
Representar el drama
“Canio es un personaje difícil porque el verismo es fuerte, es un personaje lleno de dramatismo, además de ser difícil vocalmente, entonces se requiere de una preparación mental y mucho trabajo previo”, mencionó el tenor José Luis Ordóñez, quien es originario de Ciudad Camargo, Chihuahua.
Este tenor comenzó a cantar desde niño y posteriormente combinó su preparación en el canto con el estudio de la licenciatura en Relaciones Comerciales, aunque al finalizarla decidió dedicarse de lleno a su carrera como cantante.
A la fecha, Ordóñez ha cantado los roles de Don Ángel en la ópera “El empresario”, “Don Ottavio” en “Don Giovanni”, Spoletta en “Tosca”, Luigi en “Il tabarro”, entre otros.
“Cada uno de los personajes tiene su propia personalidad, desde que estás vestido hay que ir tratando de interiorizarlo para que cuando estás a punto de salir a escena ya estás empapado de esta de emoción”, agregó.
Posterior a este trabajo, Ordóñez viajará a San Luis Postosí a cantar “La traviata”, al Palacio de Bellas Artes a presentar Madamme Butterfly y posteriormente a Italia a participar en un concurso y a una audición en Viena, Austria.
Entre sus últimos conciertos destaca su presentación a dúo al lado del tenor Plácido Domingo en la gala Viva la Zarzuela, donde fue elogiado como un tenor de gran talento y extraordinario futuro.